Instantes

En Sevilla tenemos a unas grandes madres, orgullosas de sus hijos: “que guapos, altos, rubios, listos son.” Todo eso está muy bien, pero ese niño no está pasando un buen rato.

Anuncios

Patios de Sevilla

Recorremos los pasillos de edificios que se yerguen ancestrales, mientras buscamos cobijo de ese sol aniquilador en las frescas corrientes de aire que proporcionan sus suelos de mármol y patios con borboteantes fuentes, que nos invitan a permanecer hipnotizados en el rumor de sus cantos de sirenas.

Tardes de Sevilla

Si hay algo que de veras es un disfrute personal, es pasear por las calles de Sevilla un día entre semana, a media tarde, cuando no hay mucha gente y se puede caminar de forma pausada; detenerse en esa esquina tan encantadora, de ese edificio con tanta historia, y contemplar la estampa que se nos brinda, bañada por una luz que comienza a caer generando alargadas sombras que nacen de los viandantes y árboles, que conecta con nuestra esencia misma y  nos tranquiliza, mostrándonos un mundo de quietud e íntimo diálogo que desearíamos que se prolongase siempre un poco más.